Glaciar 10




Imagen Tapa del Libro




ORQUIDEAS SILVESTRES

Datos personales

Mi foto
Rosario, Santa Fe, Argentina
Me llamo juliana, nací un 18 de Novimbre,hace ya muchos años.Soy española pero resido en Argentina, a quien debo el ser quien soy. Estudié en la facultad de Bellas Artes,profesorado de dibujo, pintura y artes aplicadas,incluyendo la cerámica artística a la que dediqué toda mi vida. Ahora en forma autodidacta trato de recuperar mi vocación por escribir lo que me dicte mi inspiración sin pretensiones literarias. Con ello cumplo un sueño que permaeció dormido pero no olvidado,mucho tiempo. Este blog tiene el propósito de dejar un legado virtual para aquellas personas que me recuerden cuando ya no esté en este mundo. Desde algún lugar los veré y me sentiré feliz ¡que así sea!

Archivo del blog

viernes, 26 de febrero de 2010

IMPOTENCIA


Hoy conocí el dolor en los ojos tristes de un mendigo ¡ indescriptible y profundo dolor ¡
Una hermosa tarde de sol, en la que salí de compras con una sobrina mía a pesar de las dolencias de mis piernas, problema que trato de sobrellevar de la mejor manera, pero agradeciendo a Dios el poder movilizarme por mis propios medios con la sola ayuda de un bastón.

Estaba en el suelo, sentado sobre los muñones de las dos piernas que le faltaban, en un equilibrio forzado, con su mano extendida para recibir en ella las monedas que le daba la gente, sin demasiada atención……¡ un pordiosero mas.!
Elevó hacia mi su mirada y me paralizó la angustia; esos ojos tenían la expresión máxima de la desesperanza; un tatuaje de angustia en sus pupilas y un pedido ¿de ayuda? en su aparente resignación.
Hubiese querido hablar unas palabras con él, pero ¿ como encontrar las palabras que no acrecentaran su infortunio, consciente de su situación?
Enmudecí y depositando en su mano mi dádiva continuamos caminado.

Habíamos andado poco trecho, cuando se acercó un hombre con una sonrisa irónica y nos dijo ¿ no observaron algo extraño en ese mendigo? Está solo y sin embargo no tiene nada en que apoyarse si quisiera salir de esa postura y es por una razón simple: cuando termina su horario de trabajo, alguien viene y lo lleva en una silla de ruedas. Es una estafa más a las crédulas y sensitivas personas de buen corazón que condolidas por el aspecto del lisiado, no vacilan en darle unas monedas que, multiplicadas por el tiempo de su actividad, van engrosando los bolsillos de quienes lo esclavizan día tras día, ejerciendo una mendicidad forzada y mal paga.
Yo quedé horrorizada ante semejante comentario y le pregunté ¿está usted seguro de esto que nos dijo? A lo que el respondió:
¿ acaso usted ignora que existen organizaciones que se dedican a traficar con las necesidad humana, ofreciendo una aparente ayuda que termina siendo una extorsión bajo una amenaza que sella toda posibilidad de denuncia por el terror que infunde?
-¿Cómo sabe ud. todo eso ?
- Lo comenta todo el mundo !
-y ¿nadie se atreve a denunciarlos ?
-¡ Señora!!!! ….son peces gordos, inescrupulosos, respaldados por poderes aún más inescrupulosos.

Ese suceso me amargó la tarde que comenzó presagiando un hermoso paseo, un relax para el rutinario transcurso de los días hogareños y adquirir alguna cosilla no demasiado importante para obsequiar a mi ego. Todo malogrado por la desazón que me produjo lo acaecido. Aquel hombre que hablaba de estafas a las personas que dejaban sus mondas en la limosna; de organizaciones que se dedicaban a lucrar con la necesidad de muchos , en beneficio propio, amparados por la corrupción de otros que se lo permitían y la imposibilidad de denunciar los hechos que seguirían gozando de impunidad , posiblemente para siempre.
De todo eso habló ese hombre , pero en ningún momento se refirió al posible tormento que aquel mendigo estaría soportando, sin esperar la ayuda de nadie , viviendo su propio drama, evidenciando con su triste mirada el pedido de auxilio que nadie escuchaba.
Yo lo había advertido, pero puedo jurar que nunca en mi vida, me mortificó tanto la impotencia de sentirme NADIE, para prestarle la ayuda que pedían a gritos sus ojos.
¡¡ Dios mío!! Tú que todo lo puedes haz algo por él.

Juliana Gómez Cordero

4 comentarios:

Terly dijo...

Esas mafias sobre la mendicidad, también existen aquí en España, trafican con el dolor y la desesperación del necesitado y estafan al dadivoso. Se alquilan hasta niños casi recién nacidos para tenerlos en brazos la mendigo.
Quizás por eso es mejor dar toda la ayuda que se pueda pero canalizada por organizaciones como Cáritas o Cruz Roja.
He visto en tu comentario del post anterior que te han hecho gracia mis dos palabras en castúo.
Hoy, un visitante en mi blog me ha dejado un poema de Gabriel y Galán y yo le he contestado con otro que he hecho casi sobre la marcha.
Aquí te lo dejo:

MI EXTREMAÚRA

Qué tieni mi Extremaúra,
qué tieni la nostra tierra
que se isparan toas las ansias
¡juy! cuando de ella te alejas...

Me crugin tos los adentrus
y hasta me queo sin juerzas
y s'amasan los sentius
haciendo que se egtremezan
toas las carnis de mi cuerpu,
y la sangri de mis venas.

Al palral de ella a lo lejus
er llantu a mis ojus llega
y de er tó me moja er rostru
igual que si llúvia juera.

Son sus campus, sus encinas,
es er verde de las jesas,
sus cantuesus y madroñas,
la coló de primavera,
sus alcornoquis y jaras,
las oloris de la tierra
cuando las floris adornan
de amarillo, rojo y fresa
las orillas de regatus
que entre alcores se manejan.

Es el espinu, el romeru
que se arrejuntan y trenzan
con el fresno, alíseo y brezo
como si abrazos se dieran.

Sus culoris me parecin
salíus de la paleta
de er más famosu pintó
que pinte naturaleza.

Sus mujeris son jermosas
con un linaje de jembras
mezcla d’encina y de rosa
que si te quieren se entregan
con er corazón, con su arma,
con toa su pasión y juerza,
llenándote er cuenco de savia
de la mejó… de la güena.

Me egcarabajea su historia,
de gentis que en tiempus jueran
conquistaores valerosus
de otras gentis y otras tierras,
amasandu pa la Pátria
gloria, poder y grandeza
y pa la nuestra extremaúra
una jartá de nobleza

To esto tiene mi Extremaúra
y mil horas yo estuviera
sin contál a penas ná
palrando y palrando de ella.

Terly

Juliana Gómez Cordero dijo...

Querido Terly, no podías haberme hecho un regalo mejor que tu poema en Castúo ¡Con lo que me gusta y lo bién escrito que está! es una de las cosas que más me aferra a mi tierra extremeña tan lejana y querida.
Gacias por tu comentario y por haberme enviado ese hermoso testimonio de nuestra lengua primitiva.
Un beso mas extremeño que nunca

Urdanautorum dijo...

Creo que en paises como los nuestros no debería existir la mendicidad y mucho menos la explotación de esas personas, pero,desgraciadamente, la realidad es así de triste.
Un beso.

Juliana Gómez Cordero dijo...

Querido Urdinautorum. yo nunca tomé en seio el rumor de que esas mafias existían , pero por lo visto el problema es mundial , lo que magnifica aún más mi pesadumbre por algo tan,¡¡pero tan abominable !!
Gracias por tu comentario.
Un beso