Glaciar 10




Imagen Tapa del Libro




ORQUIDEAS SILVESTRES

Datos personales

Mi foto
Rosario, Santa Fe, Argentina
Me llamo juliana, nací un 18 de Novimbre,hace ya muchos años.Soy española pero resido en Argentina, a quien debo el ser quien soy. Estudié en la facultad de Bellas Artes,profesorado de dibujo, pintura y artes aplicadas,incluyendo la cerámica artística a la que dediqué toda mi vida. Ahora en forma autodidacta trato de recuperar mi vocación por escribir lo que me dicte mi inspiración sin pretensiones literarias. Con ello cumplo un sueño que permaeció dormido pero no olvidado,mucho tiempo. Este blog tiene el propósito de dejar un legado virtual para aquellas personas que me recuerden cuando ya no esté en este mundo. Desde algún lugar los veré y me sentiré feliz ¡que así sea!

Archivo del blog

martes, 20 de octubre de 2009

LO QUE NO PUDO SER...


Está muriendo la tarde con rojos estertores, coronada de nubes fileteadas en oro y un tinte color rosado que infunde sosiego y relax al cuerpo y al espíritu semiadormecido en un instante de ensoñación.
Mis ojos entrecerrados contemplan las sombras que van cubriendo el paisaje, poco a poco dandole un claro-oscuro que se asemeja a una niebla y lo va cubriendo todo, lenta y cansina como mis pensamientos .

Recostada en mi mecedora, dejo pasar el tiempo sin deseos de moverme y escudriñando en la bruma me parece ver imágenes desdibujadas queriendo corporizar algo o alguien que no puedo definir, porque se agolpan en la meditación , fragmentos de recuerdos que acuden en tropel, entorpeciendo mi observación.

De pronto la veo frente a mi, con la carita bañada en lágrimas y una profunda tristeza en su rostro; una pequeña niña, de no más de siete años, que no cesa de llorar.
¿ Por que lloras?-le pregunto-¿ porqué tan amargo llanto?. Me mira sin responder porque no es necesario: de sobra sabe que yo sé la causa de su llanto (mi llanto) y su pena (mi pena) porque esa niña soy yo.

¡ Señorita Carmen! ¡ señorita Caaaaaaarmen ! grité corriendo detrás de ella -¿ Qué querés ? me preguntó y enmudecí . Me inhibió la timidez y quedé callada.
Volvió a preguntar ¿ que es lo que querés? Yo seguía en silencio pero al ver que se disponía a seguir caminando y si no se lo decía perdería la oportunidad y no lo diría nunca; tomando impulso, le dije. ¡ Señorita Carmen ! Acabo de ver en la mesa de los juguetes que llegaron para repartir , una cocinita económica que parece de verdad y me gustó mucho. ¿usted no podria decirle al señor director que me la diera a mí ?.

Ella pasó su mano por mi cabecita y me dijo dulcemente... Mirá Julianita, yo te lo voy a explicar.
Ese camión que los trajo, viene de Buenos Aires, cargado de guardapolvos, medias, zapatillas y juguetes. Las zapatillas y los guardapolvos son para los niños a qienes sus padres no pueden comprárselos y los juguetes, para los menos necesitados. Por lo tanto a vos te van a dar, con seguridad, la ropa. Te va a ser de más utilidad.

Yo la miraba incrédula y disgustada. ¿Par qué quería yo un guardapolvo blanco ? Si con mi vestido a cuadros que mamá se encargaba de mantener limpio y cuando yo crecía, le descosía el dobladillo, que para eso se lo había dejado con el suficente tamaño, para que me durara mucho tiempo. Para el próximo año, me aguardaba el de mi hermana Isabel que era mas alta que yo y ya era una costumbre asumida que pasara a ser mio.
Y en cuanto a las zapatillas, ¡ tenía dos pares ! para ponerme uno, cuando mamá lavaba el otro.
Un día me ponía la más nuevas y al siguiente las que tenían marcado un roce próximo a ser un agujero a la altura de la uña del dedo gordo del pié derecho. Pero ¡ que importancia tenía ! si cuando me molestaban me las sacaba y echaba a correr descalza ¿para que quería yo más zapatillas?

¿ A quien se le habrá ocurrido esa absurda idea de que vistiéramos todas iguales con esos disfraces blancos que llamaban uniformes? ¿y las zapatillas, que de casa salían blancas y en el camino a la escuela se teñían del color de lo que pisáramos? verdes si curuzábamos el pastizal, y
!¡ cuidado !! no pisar el charco porque mojadas podían acumular cualquier cantidad de tierra y hojas o pastos secos y llegar a la escuela en un estado calamitoso.

Y pensar que por esa suma de desastres yo había perdido la oportunidad de jugar con la cocinita económica que había deseado ansiosamente y soporté la angustia de ver como el día del reparto , otra niña la tomó en sus manos y mis ojos empañados la vieron como se alejaba perdiendose de vista .

¿ Es que los mayores nunca nos daremos cuenta del dolor que se causa a un niño, quizás en forma involuntaria, cuando no interpretamos sus gustos y pensando en favorecerlos les brindamos lo que a nuestro parecer es lo más acertado para ellos ?

¡¡ Cuantas.... !! ¡¡ Cuantas veces nos equivocamos !!

Juliana Gómez Cordero


9 comentarios:

Pilole dijo...

¡Que placer leerte, Juliana, con ese sosiego y tranquilidad que me trasmites a través de la distancia! ¡Que desilusión, te quedaste sin cocinita! y es que los mayores hacemos las cosas sin pensar muchas veces, porque queriéndo no creo que nadie haga llorar a un niño. Un beso para tí

Urdanautorum dijo...

¡Preciosa¡, no sólo la narrativa, también el tema: sencillo, profundo y real.
Me encanta leerte y ciertamente creas sosiego.
Un beso.

Urdanautorum dijo...

¡Ah!, el dibujo simpático, en el que resalta tu bata a cuadros...

Terly dijo...

Desde luego, mi querida Juliana, es un auténtico placer leerte.
Ya el inicio, hasta el primer punto y aparte, lo he leído tres veces, regresaba para empezar de nuevo porque cuanto leía me parecía la mas pura de las poesías.
En cuanto al fondo de tu relato, te diré que los adultos a veces somo menos inteligentes que los propios niños y nos equivocamos una y otra vez pensando en que lo estamos haciendo bien cuando en realidad estamos cometiendo el mayor de nuestros errores. ¡Qué se le va a hacer! creemos saber de todo cuando a veces somos más ignorantes que un mulo.
Te agradezco los comentarios hechos en mi ausencia y te diré que te pensé en la manifestación de Madrid contra el aborto. Aunque algunos no quieran reconocerlo, fue un grandísimo éxito, asistimos entre un millón y medio de personas y dos millones.
Un beso, querida amiga.

Juliana Gómez Cordero dijo...

Pilole, Urdanautorum y Terly GRACIAS, por vuestros comentarios.
Sois muy generosos en hacerlos y me sirven de incentivo para
continuar.
Gracias nuevamente.
Besos a los tres

Mª Paz dijo...

Que bonito debujo Juliana, es tuyo? y la historia preciosa también!!

Juliana Gómez Cordero dijo...

Si querida Marypaz, el relato es verdad, es un recuerdo de mi niñez y el dibujo lo hice yo, me alegro que te guste.
Un fuerte abrazo

Marta Pizzo dijo...

Una gran mujer, con sus años, que atesoran estas historias bellamente contadas. Con poesía inserta en cada frase... con esa poesía de los que tienen un sol como corazón. Besos!

Juliana Gómez Cordero dijo...

Qurida Marta,agradezco tu visita que me colma de alegría. y que tardé en contestar porque hacía unos días que no revisaba mis posts anteriores.
Gracias por tus concceptos alagüeños, nose si merecidos,pero sí sinceros por que sé el cariño que por mi sientes y correspondo de igual manera.
UN BESO ENORME !!